Deliver Your News to the World

Una de tres emergencias de ataque cerebral no usan servicios médicos de emergencia


WEBWIRE

​​Aspectos destacados del estudio

  • Más de un tercio de pacientes de ataque cerebral no van al hospital de la manera más rápida para llegar – por ambulancia.
  • Las minorías étnicas y los residentes rurales tuvieron menos probabilidades de llamar al 9-1-1 al inicio de un ataque cerebral.
  • La American Heart Association/American Stroke Association quiere que usted reconozca las señales de aviso de un ataque cerebral y llame al 9-1-1 de inmediato para recibir ayuda.

NewMediaWire via WebWire

EMBARGO PARA PUBLICACIÓN- NOTE TIEMPO ESPECIAL: 12:01 a.m. HORA DEL ESTE Martes, 30 de abril del 2013 

DALLAS, 30 de abril del 2013 – Más de un tercio de pacientes de ataque cerebral no van al  hospital en ambulancia, aun cuando es la manera más rápida para llegar, esto de acuerdo a una investigación nueva publicada en Circulación: Cardiovascular Quality and Outcomes,una revista de la American Heart Association.

Investigadores estudiaron los archivos de más de 204,000 pacientes de ataque cerebral que llegaron a salas de emergencia de 1,563 hospitales que participan en el programa Get With The Guidelines®-Stroke de la American Heart Association/American Stroke Association 2003-2010.  El programa es una iniciativa para mejorar el rendimiento para aumentar la calidad de atención médica para pacientes con ataques cerebrales.

Servicios médicos de emergencia transportaron un 63.7 por ciento de los pacientes, y el resto llegaron de diferentes maneras, de acuerdo a investigadores.

Durante una emergencia de ataque cerebral, un tratamiento rápido es crítico. Servicios médicos de emergencia transportaron a un 79 por ciento de los pacientes que llegaron al hospital dentro de dos horas del comienzo de sus síntomas.  Eso resulto en una llegada temprana, evaluación rápida, y en el recibir tratamiento más rápido, de acuerdo a investigadores que también encontraron:

  • Casi un 61 por ciento de personas transportadas por servicios médicos de emergencia,  llegó al hospital dentro de tres horas de los primeros síntomas, en comparación a un 40 por ciento que no uso servicios médicos de emergencia;
  • Casi un 55 por ciento que uso servicios médicos de emergencia, tuvo un encefalograma del cerebro dentro de 25 minutos de la llegada al hospital; comparado a un 35.6 por ciento que no uso servicios médicos de emergencia;
  • De pacientes elegibles para medicamentos anticoagulantes, un 67.3 por ciento uso los servicios médicos de emergencia, recibió drogas dentro de tres horas que se presentaron los síntomas, en comparación a un 44.1 por ciento que  no uso los servicios médicos de emergencia.

"El equipo de la ambulancia puede darle un aviso al hospital, y eso le permite al personal de la sala de emergencias estar listo para actuar tan pronto y llegue el paciente”, dijo Jeffrey L. Saver, M.D., autor del estudio y director del centro UCLA Comprehensive Stroke center en Los Angeles.  “Además, el equipo de la ambulancia sabe que hospitales de la zona tienen centros especializados en ataques cerebrales. Los pacientes no pierden tiempo yendo a un hospital para solo ser referido a otro que pueda brindarle un cuidado más avanzado, ya sea medicamentos anticoagulantes o aparatos médicos.

Los investigadores también encontraron que las minorías y los residentes rurales tenían menos probabilidades de llamar y pedir servicios de emergencia médica cuando se presentan señales de un ataque cerebral.

“Un número de factores contribuyen a la renuencia de llamar al 9-1-1”, dijo el Dr. James Ekundayo, Dr.P.H., autor principal del estudio y profesor asistente en el Departamento de Medicina Familiar y Comunitaria en Meharry Medical College en Nashville, Tennessee.  ”Las personas pueden no reconocer los síntomas y quizás retrasen la búsqueda de atención médica o en vez llamen a su médico”.

"Escuchamos personas decir que no querían ser una molestia, pero muchas veces pudo haber un mejor resultado si el servicio médico de emergencia hubiera sido llamado”.

Unos 795,000 estadounidenses sufren un ataque cerebral nuevo o recurrente cada año — eso significa un ataque cerebral cada 40 segundos o una muerte relacionada a un ataque cerebral cada cuatro minutos.

Los ataques cerebrales son la cuarta causa de muerte para todos los estadounidenses, incluyendo a los Hispanos y la causa n º 1 de discapacidad, la cual es prevenible.  Aproximadamente 2.8% de Hispanos adultos han sufrido un ataque cerebral.

De acuerdo a investigadores, aumentar los esfuerzos de concientización pública y la educación, es fundamental para mejorar los resultados de un ataque cerebral a corto y a largo plazo.

La American Heart Association/American Stroke Association está lanzando Together to End Stroke, una iniciativa nacionalmente patrocinada por Covidien, para crear conciencia y educar a los estadounidenses sobre la prevención y tratamiento de un ataque cerebral.

A través de Together to End Stroke, la asociación está enseñando las señales de aviso de un ataque cerebral y la importancia de llamar al 9-1-1 durante este tipo de emergencia. Es importante que todos sepan esto, porque la mayoría de las veces es un espectador quien reconoce los síntomas y llama al 9-1-1.

Las señales de aviso de un ataque cerebral son:

  • Debilidad o entumecimiento repentinos en la cara, el brazo o la pierna, especialmente si ocurre en un lado del cuerpo
  • Confusión repentina, dificultad inesperada para hablar o entender
  • Dificultad repentina para ver con un ojo o con ambos
  • Dificultad para caminar, mareo, pérdida del equilibrio o de la coordinación, de carácter repentino
  • Dolor de cabeza intenso y repentino, sin causa conocida

La campaña también incluye una aplicación móvil gratuita, la cual le ayudara a reconocer un ataque cerebral y a actuar rápido para salvar una vida.  Para descargar la aplicación móvil, visite www.strokeassociation.org.

“Su vida, su cerebro, dependen de llamar al 9-1-1”, dijo Saver. ”Conozca las señales y actué rápidamente si usted o alguien cerca a usted está teniendo un ataque cerebral”.

La American Stroke Association tiene más información sobre ataques cerebrales aquí.

Otros coautores son: Gregg C. Fonarow, M.D.; Lee H. Schwamm, M.D.; Ying Xian, M.D., PH.d.; Xin Zhao, M.S.; Adrian F. Hernandez, M.D.; Eric D. Peterson, M.D.; y Eric M. Cheng, M.D. Las declaraciones de autor y financiamiento son parte del manuscrito.

Statements and conclusions of study authors published in American Heart Association scientific journals are solely those of the study authors and do not necessarily reflect the association’s policy or position. The association makes no representation or guarantee as to their accuracy or reliability. The association receives funding primarily from individuals; foundations and corporations (including pharmaceutical, device manufacturers and other companies) also make donations and fund specific association programs and events. The association has strict policies to prevent these relationships from influencing the science content. Revenues from pharmaceutical and device corporations are available atwww.heart.org/corporatefunding.

Para preguntas de los medios: 214) 706-1173
Cathy Lewis: 214) 706-1324;  Cathy.Lewis@heart.org
Toiya Honoré: 214) 706-1456;  Toiya.Honore@heart.org
Julie Del Barto (broadcast): 214) 706-1330;  Julie.DelBarto@heart.org

For preguntas públicas: (800) AHA-USA1 (242-8721)heart.org y strokeassociation.org



WebWireID173889





This news content may be integrated into any legitimate news gathering and publishing effort. Linking is permitted.

News Release Distribution and Press Release Distribution Services Provided by WebWire.